El Instituto Update es un instituto de inteligencia y tecnología que trabaja en pro del fortalecimiento del ecosistema de innovación política en América Latina.

En el siglo XXI, vivimos una tensión transformadora en todo el mundo: mientras la política institucional sucumbe a diferentes crisis, vemos florecer en los extremos de la sociedad una serie de prácticas emergentes de política, que buscan acercar al ciudadano por el poder público, diseñar nuevas instituciones y conectar personas y acciones transformadoras. 

En América Latina, observamos democracias todavía jóvenes, frágiles, desactualizadas y desiguales, que son resultado de sus formaciones y herencias históricas. De esta forma, las crisis de institucionalidad, representatividad y referencias que se evidencian en todo el mundo tienen particularidades en la región. Es con este fondo que observamos el desarrollo de un ecosistema de nuevos actores y prácticas políticas emergentes. 

El ecosistema de innovación política, que reúne iniciativas en la región que trabaja con participación ciudadana, transparencia, gobierno abierto y cultura política, todavía no está visible para la gran parte de la sociedad, y se caracteriza por su complejidad y volatilidad: es pulverizado en varias temáticas, tienen estrategias y tácticas de acción variadas, utilizan lenguajes diversos para referirse al mismo concepto y tienen dificultad de sustentación a lo largo del tiempo.

Nuestros proyectos buscan fortalecer el ecosistema de innovación política pues creemos que de él saldrán las experiencias, aprendizajes y liderazgos que serán capaces de actualizar y fortalecer la democracia en América Latina.  

Creemos que ningún experimento de innovación política debería fallar por la falta de recursos, la dificultad de ganar visibilidad pública o la falta de acceso a la política formal. Queremos servir como una de las estructuras de soporte para evitar que esto suceda.

Hacemos esto dando visibilidad a los experimentos que emergen, estimulando la circulación de recursos en el ecosistema, conectando individuos que los protagonizan, produciendo inteligencia que optimice estas prácticas y probando los formatos institucionales capaces de sustentarlas.

Creemos que al hacer eso estamos contribuyendo para alcanzar una democracia que atienda a los deseos y complejidades de una sociedad hiperconectada, participativa y con una creciente autonomía. Es necesario avanzar hacia una democracia latinoamericana efectivamente participativa, libre de fisiologismo, patrimonialismo y clientelismo, con organizaciones e individuos actuantes y empoderados para la construcción de sociedades menos desiguales, más justas y más inclusivas.

Por último, nos proponemos ser una organización con alma. Creemos que este otro mundo que podemos imaginar – este futuro que ya llegó– depende de nuestro esfuerzo colectivo. De nuestra capacidad de actuar sin agotarnos, de articular sin canibalizarnos, de organizarnos sin que perdamos la capacidad de transformar. De la capacidad de inspirar y ser inspirados.

Reciba nuestro informativo sobre innovación política